¿Cómo mejorar la productividad laboral en tu empresa?: consejos

Sin duda que, en la actualidad, todas las empresas tienen un objetivo en común: aumentar la productividad laboral. Pero esto no significa que los empleados tengan que pasar horas y horas en la oficina, sino que trabajen bien.

Los horarios de trabajo siempre van a depender de cada compañía y de cada uno de los sectores en los que los trabajadores desarrollen la actividad. Lo aconsejable es que no se exceda de las 8 horas por día.

El primer punto importante que deben tener en cuenta las autoridades de la empresa es medir la productividad de sus empleados. Esto es sumamente necesario para mejorar la efectividad.

Seguramente te estarás preguntando: ¿cómo medirla?, aquí las dos opciones:

  1. Volumen físico del trabajo realizado

  2. Valor generado por los bienes o servicios que se han producido.

En los dos casos, es importante que ambos resultados se relacionen con las horas que cada empleado haya trabajado. Siempre es mejor aprovechar al máximo el tiempo en la oficina, que extender las jornadas.

Es fundamental recordar que la actitud que posea el trabajador depende de muchos factores: ambiente de trabajo, relación con jefes y compañeros, satisfacción de los clientes, etc. Y por supuesto que estos factores influyen de una manera u otra en la productividad de la empresa.

Ahora bien, ya sabes los puntos más importantes para medir la productividad laboral de tu empresa. Ahora lo más considerable es saber cómo mejorarla.

Consejos para mejorar la productividad laboral

Descansos en el horario laboral

En este punto, la productividad y la concentración están estrechamente ligados. Por eso es importante el descanso en el horario de trabajo, respetar la hora del almuerzo, un break para un café, etc. Además, también es necesario dormir bien de noche, tener vacaciones y demás. Todos esto es un derecho del trabajador.

Capacitación de los empleados

Un factor importante para competir con otras empresas, es realizar capacitaciones de manera constante en los empleados. De este modo se podrán formar en los distintos sectores y eso generará más productividad. Además, estarán motivados en aprender cosas nuevas.

Motivaciones y recompensas

Para que un empleado esté comprometido y satisfecho es necesario que esté motivado. Si esto sucede, su rendimiento será 100% productivo. Aunque sea difícil de creer no siempre es necesario que las motivaciones estén ligadas a los incentivos económicos.

Algunos factores que se deben tener en cuenta para motivarlos y son claves son los siguientes: agradable clima laboral, ascenso de puestos, flexibilidad en los horarios, pago a término, etc.

Trabajo en equipo