4 ejercicios para conectarse con uno mismo y con la naturaleza

La conexión con uno mismo resulta ser algo crucial. Si nuestra mente, cuerpo y alma no se encuentran alineados, nuestra vida será un completo caos. En esta guía te mostramos 4 simples ejercicios para conectarse con uno mismo y con la naturaleza. Te aseguramos que, después de realizar estas actividades, te sentirás completamente pleno y relajado.

El poder de la naturaleza a la hora de conectarse con uno mismo

La naturaleza envuelve un gran poder en su interior. Es por este motivo que las personas que viven cerca de espacios naturales suelen sentirse más plenas y felices. Los espacios verdes y naturales, como los son los ríos, campos, playas, montes y praderas, generan una particular sensación de bienestar.

La naturaleza representa todo lo opuesto a nuestra sociedad moderna, en donde la competitividad y el trabajo nos generan grandes niveles de estrés y ansiedad. Cuando estamos en un parque o en una playa, solemos sentirnos tranquilos y seguros, porque sabemos que no existe nada que nos pueda perturbar. Es por este motivo que, al irse de vacaciones, la mayoría de las personas siempre suelen escoger lugares naturales.

La importancia de aprender a conectarnos con nosotros mismos

La vida cotidiana puede llegar a generarnos un gran nivel de disconformidad con nosotros mismos. Lo primero que debemos de hacer, para recuperar nuestra energía física y mental, es dejar que nuestra mente descanse. Para lograr esto, la mejor opción será recurrir a la desconexión que la naturaleza nos garantiza.

Pero, ¿realmente sabemos cómo desconectarnos y relajarnos, cuando nos encontramos en sitios naturales? A continuación te mostramos 4 ejercicios para conectarse con uno mismo, a través del poder de la naturaleza.

Entiende la necesidad de la conexión

Lo primero que debes de hacer es ser consciente de la necesidad de conectar con la naturaleza. Estos espacios se encuentran libres de contaminación, y son capaces de brindarnos altos niveles de bienestar y relajación. Comprende lo importante que resulta ser esto para tu propio bienestar.

Ponte en real contacto con la naturaleza

Para conectar la naturaleza no basta con que simplemente toques una planta. Intenta trasladarte a un lugar completamente natural, como lo puede ser un parque, una montaña o un río. Una vez que estés allí, simplemente cierra tus ojos y respira muy profundo, enfocándote siempre en pensamientos positivos.

Además, también es importante que intentes comprender el ambiente que te rodea: ¿conoces las variedades de plantas que hay allí?, ¿conoces los animales que viven en dicho espacio?, ¿cuál crees que será la altura de esos inmensos árboles? Intenta fundirte con el sitio natural en el que te encuentras.

Camina descalzo